sábado, 4 de febrero de 2017

Reseña La mecánica del corazón

La mecánica del corazón

My rating: 4 of 5 stars

Imagina la noche más fría de la historia. La nieve cae sobre la ciudad de Edimburgo. En lo alto de una colina nace el pequeño Jack, pero su corazón está dañado. Y por eso necesitará reemplazarlo por un reloj de madera, un corazón artificial del que dependerá su vida. Acompañemos a Jack en su aventura quijotesca desde las frías callejuelas escocesas hasta una radiante ciudad andaluza, en busca del amor. Pero, ¡cuidado!, Jack debe seguir unas reglas para sobrevivir.

Uno: NO TOQUES LAS AGUJAS.
Dos: DOMINA TU CÓLERA.
Tres: NO TE ENAMORES NUNCA.

LA MECÁNICA DEL CORAZÓN DEPENDE DE ELLO.


Deseemos suerte a Jack, y recuerda que, como en este cuento para niños grandes, todos hemos sufrido alguna vez por nuestro voluble corazón.
___________________________
Es una historia totalmente encantadora, se lee súper rápido y cuenta de una manera poco convencional tantas realidades que nosotros como personas vivimos, como hijos, como amigo, como ser humano, porque a fin de cuentas el amor va inmerso en todo eso que hacemos y vivimos día a día.

Resumen.

La mecánica del corazón nos cuenta la historia de Jack un niño que nace en el día más frio de todos los tiempos, y por esta razón al nacer su corazón se congela y la única forma de poder salvarse la encuentra Madeleine la partera que lo trae al mundo y que termina convirtiéndose en su madre; Y es insertando en su corazón un reloj cucú.
Eso lo salva, pero tiene que cumplir 3 reglas básicas de por vida si quiere que su corazón funcione. La primera, no tocar las manecillas. La segunda, que es estupenda, controlar los enfados, la ira en una palabra, para así vivir mejor. Sin embargo, la tercera dirías que es como irrealizable y casi imposible, y es la que se impone a las otras: nunca debe enamorarse.

Opinión personal.

Mi opinión de esta historia es que es algo que simplemente hay que leer, porque aunque es una historia que a simple vista se vea fantasiosa, toca temas muy serios, que ha todos como seres humanos, en algún momento de nuestras vida nos ha tocado vivir, como por ejemplo enamorarnos perdidamente de una persona, entregarlo todo por hacer cumplir ese deseo de amar y ser amados, sin importar las consecuencias.

Nos encontraremos con el valor de la amistad y lo importante de ser, de ser con nuestras diferencias y peculiaridades que nos hacen diferentes y únicos. En esta historia salta y reluce la imaginación que es lo que me ha tocado la fibra, nosotros vivimos nuestra realidad y es lo que muchas personas no entienden, puede que para mí el color azul se vea rojo, y pues hay personas que se lían con eso que da pena y pesar la falta de tolerancia.

Y algo que quise dejar de último, no porque sea menos importante es el amor de madre, y es que es un amor único e inigualable, pero es cierto que a veces es algo difícil para las madres no ser tan sobre protectoras, y esto tiene un gran peso en como nosotros terminamos siendo cuando crecemos, porque son conductas que se adquieren y aunque nuestras madres nos amen tienen que entender que nosotros debemos vivir nuestras propias vidas y también merecemos sufrir al igual que ser felices.

en conclusión es una historia hermosa que te enseña en pocas páginas grandes cosas y aunque sepas muchas es importante leerlas de vez en cuando para que reflexionemos que estamos en un mundo el cual se respira amor de todo tipo y hay que saberlo manejar o soltarles la rienda como potro desbocado.

PDTA: Miss Acacia la persona más racional, con falta de imaginación en toda la historia, como muchas personas. 


3 comentarios:

  1. Me acabo de entrar a tu blog y a me ha gustado tu material muy bello e innovador me encanto espero que te guste mi comentario feliz lunes para ti pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te guste el contenido de mi blog :D me pasare por el tuyo :D gracias por seguirme!

      Eliminar
  2. Este libro es uno de mis favoritos, la historia me encanto y me impresiono muchisimo, saludos!

    ResponderEliminar